The Guilty One

The Guilty One

"Los Mapuches de Porquería" y otras Finezas de las Bocas Amargas

por Alien Carraz



Las ironías de la vida se dan a manos llenas y el "presente de la historia" se encarga de revelar sus secretos. El vilipendiado ex-presidente y mago del autoritarismo extendido (25 años haciendo la pega y salvando el pellejo), Augusto Pinochet, se llevó con él a su tumba el honor de haber sido el único mandatario chileno, desde que se instauró el presidencialismo en Chile, distinguido por los mapuches con el título de Futa Lonco, que  en mapudungún significa Gran Autoridad.

¿La razón aparente de este reconocimiento? Por iniciativa del gobierno de Pinochet se terminaron entregando 69.984 títulos de propiedad a igual número de mapuches entre los años de 1979 y 1990.
El agraciado con este título fue a su vez el Gran Demonio de la izquierda, el Dictador, el pillo que también se unió al concierto de los mandatarios que meten las manos y se llevan para la casa el fruto oculto de sus contubernios; fue el Malulo y el máximo responsable de un gobierno dictatorial y violento cuyos esbirros más perturbados torturaron, mataron y/o desparecieron a cientos de mapuches adscritos a la acción y el discurso comunista que se había encargado de agitar sus reclamos por la reivindicación de propiedad sobre sus tierras originarias.

Hoy, el conflicto mapuche toma nuevos aires de odios paridos, rabias y desencuentros con el crimen de Camilo Catrillanca a manos de un grupo de cuatro miembros de carabineros de Chile. El padre de uno de ellos salió a "defender" a su hijo acusando con marcado desprecio a todos los originarios de ser unos "indiecitos", unos "mapuches de porquería".

Descorazona comprobar que los gobiernos de derecha se vuelven esclavos de la democracia (con todos sus vicios) y centran sus esfuerzos en la plata, la riqueza, los números, las estadísticas o en las referencias metálicas que dan apariencias de futuro y bienestar.
Dearrollar un país, amén de la creación de proyectos, riquezas y recursos que sirvan al bienestar económico de la gente (¡toda la gente!) también tiene que ver ¡y está de cajón! con la resolución de los males y conflictos que alteran la convivencia, que debilitan la seguridad o que entorpecen la armonía necesaria para que ciudadanamente nos podamos sentir cómodos caminando por las calles o descansando en nuestras casas.

En estos tiempos que corren a todo lo largo y angosto de este Chilito, la realidad ha ido imponiendo su ley y ya no es posible seguir metiendo más mugre debajo de la alfombra. Nuestros paladines de la justicia, los buenos muchachos de verde que, desde 1927 y hasta no hace mucho, eran considerados como la institución más confiable del país, han ido enredando su prestigio y credibilidad -divinos tesoros- que una vez degradados y malgastados cuesta una enormidad recuperarlos.
Como corolario de esta afirmación, el General Director de Carabineros fue cesado en sus funciones con patada en el traste incluida.

La culpa no es del chancho...

Sino de la falta de ética profesional,  los desórdenes institucionales, la inoperancia de la ley en los tribunales de justicia, las restricciones manidas al accionar de carabineros en circunstancias de violencia, las incoherencias del poder político, la luchas intestinas en los partidos y cruzada entre gobiernos de turno, la mala leche, la odiosidad sempiterna de izquierdas y derechas...y hasta la parte perversa de la economía de libre mercado que ha seducido, instigado y empujado el carro de los morosos en Chile hasta hacerlo acarrear consigo más de 4.900.000 endeudados  que ¡oigame bien! no podrán cubrir la deuda sin embarcarse en otra deuda con números más chicos pero aterradoramente extendida en el tiempo...

¿Y esto qué tiene que ver con lo de Carabineros?
Nosotros, aún no hemos aprendido que en la naturaleza todo tiene que ver con todo. En ella nada es espontáneo ni ocurre de un día para el otro.  Todo se cuece pausadamente y luego muta en relación a lo que el ambiente le provoca, y así explota en consecuencia. Y lo que el ambiente social está provocando en la naturaleza de la ley es que ésta se ha adulterado y vuelto peligrosamente flexible.
Así, Carabineros, también se ha ido enlodando en esta realidad común donde el truco y la mentira están al servicio de la causa para lograr objetivos (perversos) o para obtener ganancias  (perversas) o simplemente para convencer (perversamente) a otros de endeudarse.

En la actualidad, Chile, es, estadísticamente, el mayor consumidor de drogas de América latina y estamos entre los reyes de la tomatera ¡en el mundo! tanto en hombres como mujeres, incluidos menores de edad. O sea, de los imaginarios jaguares de América en economía nos hemos pasado a a tener un número campeón de verdaderos dependientes de todo tipo de estimulantes para encontrarle gracia a la vida que llevamos.

Los intachables... ¿Sirve de algo ser intachable hoy en día?  Ser ineluctable, inflexible, tomar decisiones irrefutables, irrevocables...¿Es aplicable tamaña tozudez dentro de la hibridez moral que utilizamos la mayoría para llevar adelante una cotidiana existencia libre de conflictos "evitables"? ¿O esa actitud es el camino perfecto para equivocarse una y otra vez? ¿O tal vez para confundir las cosas?

"...Mi abuelo en su lecho de muerte me contó un chiste. ¿Estábamos tristes? Mucho. ¿Nos ayudó reírnos de la situación? Muchísimo. Amar la risa no significa no tener corazón, significa dejarlo de lado un ratito..."
Esta reflexión twittera que tocó el corazón de mucha gente, nos ayuda a darnos cuenta que lo aparente es apenas el cómplice de la primera impresión. El alma inflexible castiga la risa en medio del dolor porque la conecta con la indiferencia o la burla intolerable o la mala educación. La risa, para muchos, no tiene sitio en los velorios tal como la ingenuidad en la política o en el fútbol.

Claro que también está la otra "risa", esa que tiene su raíz en la sorna y el sonido hueco de la ironía y el sarcasmo; como cuando desde el Municipio nos dicen que "tras innumerables gestiones alcaldicias en el Mop" han 'logrado' que ¡por fin! anuncien que se taparán los hoyos de la Calle del Medio...

!!!Jajajaja¡¡¡

...Los "amantes de las ramas, troncos y otros desperdicios arbóreos (y pasivos habitantes del asfalto hecho trizas)" de Calle del Medio, llevan !!años!! mamándose los hoyos y las roturas del suelo...!!años!!...¡miles de días haciéndole el quite a los baches!...
Que ahora venga el Municipio a mandarse las partes como si hubiese hecho una obra genial (un simple anuncio de un lobby de porquería) es una muestra de la insufrible incompetencia de aquellos que han sido elegidos y/o contratados para sostener la estirpe de Algarrobo. En vez de eso, lo que han logrado ha sido degradar este balneario extraordinario hasta el punto en que tapar los hoyos de una de sus calles (llámese pavimentar) se ha vuelto una gestión de valor incalculable que toma ¡años! llevarla a cabo.




No hay comentarios: