The Guilty One

The Guilty One

Pentecostalismo: La Explosión Terapéutica de la Fe



Más allá de la existencia -o no- de dioses, ángeles o demonios, la Fe es la madre de los remedios que sana el espíritu de aquellas almas que sufren el dolor y la tristeza del desamparo, el desamor o la mala suerte de haber nacido en la pobreza o en la inestabilidad de un carácter frágil o de un organismo enfermizo. Otros, aman al dios que habita en sus corazones porque están atrapados en la belleza de la vida y sólo sienten emoción y felicidad  por creer.
Creer porque sí, sin cuestionar ni “cientificar” nada de lo que sostiene la verdad escrita o palabreada en referencia a su dios, es un salto mortal a un imposible maravilloso que está ahí para sacarnos del hoyo, equilibrarnos y darnos esperanzas. Es el combustible que da la mejor llama y que mantiene el motor encendido a pesar de cualquier abismo en el camino.
Desde esa perspectiva, cualquier dios es un regalo fabuloso. Cualquier religión es el puente que nos ayuda a cruzar sobre aguas turbulentas.

Lo dicho: yo, no creo en dioses

En Chile, un país que mayoritariamente “dice” profesar la fe católica, ha ido paulatinamente dándole la espalda a la Iglesia Católica, al Vaticano y a la figura del Papa. Demasiados incidentes con curas de alto rango (y también de los comunes y corrientes) adictos al sexo, más otras debilidades de esta religión que tienen que ver con la tozudez, la intransigencia y/o la inflexibilidad (para no decir la falta de sentido común) para adaptarse a los tiempos que corren y conectarse con la hiper-tecnologizada realidad que se ha infiltrado en todo el quehacer de la vida, especialmente, entre la juventud, que, ya está más que harta del doble estándar, el cinismo, la hipocresía y otros vicios que aplican los curas, políticos, empresarios y los conservadores de siempre para relacionarnos con todo lo que nos venden.

Cada vez son más fieles los que abandonan la fe en esta iglesia y se pasan a las filas de otros templos donde la experiencia religiosa tiene que ver con menos atavismos y hay otra libertad para desencadenar las fuerzas de la fe. Los creyentes de la iglesia Pentecostal, buscan el contacto directo con el espíritu santo a través de ejercicios catárticos y trances. Para algunos especialistas, el culto pentecostal es una forma de chamanismo ya que se producen los mismos procesos de encarnación del espíritu en personas que se transforman en instrumentos de sanidad.

Rodrigo Moulan, periodista, antropólogo y estudioso del tema, señala que “en términos cualitativos, el pentecostalismo se caracteriza por ser un culto carismático con manifestaciones extraordinarias y sobrenaturales, por así decirlo. Los pentecostales van al encuentro de la presencia del espíritu santo que, obra, sana y produce milagros y liberaciones espirituales en el contexto del culto”…
“Ayuda a administrar las cargas de la vida que las personas (marginales) tienen. Si bien están en la última posición en la escala social, tienen el privilegio de ser tocados por el espíritu santo que les ayuda a superar sus problemas. Además, en términos identitarios, refuerzan un sentido de autoestima. Si la sociedad los desprecia, el espíritu santo los elige y dios los ama, son sus hijos”.

El Pentecostalismo, posee “una estructura ritual construida de modo tal que propende a la manifestación de la emocionalidad. La ceremonia parte con una oración personal en que se explicitan las necesidades individuales. Estas peticiones avivan estados de angustia porque los fieles recuerdan episodios con mucha carga negativa. Esto genera un proceso catártico que es el llanto, que libera la carga de cortisol (hormona esteroidea producida por el estrés) que se ha extendido por en cuerpo y que cae al flujo sanguíneo. El llanto libera y la gente se relaja. Sobre eso viene música alegre. El primer momento es el quebrantamiento…dios dice que los ha tocado. La estructura melódica llama a la activación y a cambiar el estado emotivo…”

Rodrigo Moulan, destaca la alta participación de las mujeres (marginales) en las ceremonias “son personas doblemente marginadas por su posición en la estructura social y familiar. Buscan fortalezas ante cargas como el maltrato, la violencia y los problemas familiares”.

El Pentecostalismo es hoy el fenómeno religioso  de mayor crecimiento en Chile, en América y en el mundo con números que ya hasta superan al cristianismo en ciertas regiones. Su fuerza está en que cultiva una forma de religiosidad que pone el centro en la experiencia libre y directa con el espíritu y que además, ritualmente, concentra manifestaciones cuyas características fundamentales son terapéuticas y sanadoras.



No hay comentarios: