The Guilty One

The Guilty One

Crónicas de la Chilenidad


Episodio 4
por Alien Carraz


     
      Una de las cosas que no es superable en Chile es el vicio por el cotilleo, el chisme, las habladurías. El amor de la gente por las telenovelas y el futbol es lo que mejor confirma nuestra pasión irrenunciable por el conventilleo y las truculencias de los amoríos y desamoríos, las tragedias y comedias en la realidad o la fantasía del drama humano adentro de las casas, en un estadio o en la concentración de la selección chilena.
Un periodista acusa a través de alguna señal de las redes sociales que Arturo Vidal llegó curado a la concentración previa al partido contra Paraguay. Dice que 3 jugadores le han informado de esta situación. 

      No dice quiénes, “porque, eso, (explica) es algo que no se puede decir” (¿?). No hay fotos ni videos que demuestren que Vidal estaba en un bar. Sin embargo, muchos periodistas declaran con rabia ¡Basta ya! en referencia a que Vidal no debería seguir en la selección. En Twitter vuelan las recriminaciones en contra de Arturo y muchos piden que le hagan algún tratamiento para su enfermedad (¿?). El periodista que acusa se niega a decir quiénes fueron sus fuentes. El país de los aficionados al futbol (o sea, como 17 millones) se divide entre fiscales, jueces y abogados defensores.
   
      En la conferencia de Sampaoli a un día del amistoso con los guaraníes, el director técnico responde, en su calma y en su tono, casi una veintena de interrogantes directas e indirectas que disparan a la llegada de Vidal en punto de alcoholemia a la concentración de la roja. En ningún momento el DT señala saber de un “Rey Arturo” en estado etílico. Repite varias veces que él no habla ni da respuestas sobre supuestos o 'verdades en el aire'. El periodista que acusó en un principio toma la palabra y reitera sus dichos sobre tener fuentes fidedignas (jugadores de la selección) que le informaron de la llegada de Vidal en mal estado. Sampaoli, le pide que dé nombres. Nadie es identificado.

      Terminada la conferencia, el chilenismo chaquetero se afinca en los programas de la farándula deportiva, y el lenguage corporal (gestos, mohines, risitas y meneos de cabeza) de los personajes críticos, comentaristas y analistas (antes de siquiera abrir la boca) nos indica que ellos “ya saben toda la verdad” y que tienen “súper claro todo el asunto”. Así las cosas, arremeten con las especulaciones y dan por sentado que el “Rey” sí llegó ebrio a Pinto Durán y que Sampaoli ha preferido “protegerlo”. Otros, dicen que “todo indica” que el argentino desafectó al jugador tras darle un ultimatum y advertirle que esta era la última vez que le permitía una indisciplina.

Versión 1
La más probable del imaginario popular

Vidal: ¡Bon yorno, dotore...¡hic!...
Sampaoli: ¡Arturo...pero mirá! ¿Cómo es posible?
Vidal: Fue un error de cálculo, profe. Un error que cualquier persona, o sea, cualquier ser humano puede cometer. De primera pasé a segunda y, de pronto...¡pum...el pencazo!
Sampaoli: Pero, Arturo, eso fue la otra vez!
Vidal: ¡No me diga!...Bueno, entonces...¿Cuál es el problema digo yo? ¿Ah?

Versión 2
La otra más probable del mismo imaginario

Vidal (llegando a la concentración): ¡Hola, cabros...jáu ar llu tudei, eh?
Jugadores acusetes: Ya llegó curado este weón otra vez. Ya no lo soporto. Hay que denunciarlo vía twitter, facebook o a través de nuestro amigo del diario.
Vidal: ¿Porqué la mala cara, chiquillos?
Jugadores acusetes: Está weá tiene que ser de “incórnito”. No podemos correr el riesgo que nos acusen de sapos como a Casillas.
Vidal: Oigan mijos ¿A quién hay que ganarle mañana?... ¡P'tas que tengo sed won!
Jugadores acusetes: ¡Se pasó este compadre! ¡Que alguien llame al weón del diario!


Versión 3
La más improbable de las posibles

Vidal: ¡Buenos días, profe! Necesito pedirle que me autorice volver a Alemania porque estoy con una preocupación que no me permite estar al 100% para este partido. Necesito arreglar un asunto familiar.
Sampaoli: No hay problema, Arturo. Puedes retirarte y por favor infórmame cómo evoluciona tu problema. Ya sabes que estoy aquí para apoyarte en lo que sea.
Vidal: ¡Muchas gracias, profe. Por supuesto que lo mantendré informado!

Versión 4
La más factible (según el QSP del chisme) de las improbables posibles

Vidal: Profe, le suplico me autorice a volver a Alemania. No estoy en condiciones mentales para jugar este amistoso y quiero conseguir un vuelo a Munich para hoy.
Sampaoli: Muy bien, Arturo, quedas libre.
Vidal (una vez en el taxi): ¡Aló, chiquillos, ya estoy fuera! ¡El viejo se la tragó entera y tengo chipe libre para la noche! ¡Qué buena idea la del bicarbonato con limón...cero aliento alcohólico! Oigan, necesito que alguien me confirme que no hay vuelos para hoy a Munich...¡P'tas que tengo sed won!



No hay comentarios: