The Guilty One

The Guilty One

De "Chapo" a Brad Pitt

por Alien Carraz


     El "Chapo" Guzmán, es un narcotraficante de un nivel de brutalidad incalculable y con una inteligencia superior al servicio de ciertos propósitos que sobrepasan largamente los conceptos típicos y comunes y corrientes del bien y el mal, se ha permitido escapar de una cárcel de la que nadie podría lograrlo, a menos, ¡claro está!, que se tenga una infinidad de soportes externos y conexiones de todo tipo que sirven perfectamente para mearse de la risa de ciertos principios carcelarios que son una mezcla perfecta entre un chiste, un poder de corrupciones y la coerción simple expresada en una solicitud de "apoyo" por parte del aspirante a la libertad, quien extiende tal petitorio, pero con la indicación de que dicho "soporte" debe de darse sí o sí porque de otra manera podría ocurrir una desgracia de incalculables consecuencias para alguna de las partes y sus parientes más cercanos.

     La parte más propensa a "una desgracia de incalculables consecuencias" opta por el camino más conveniente a su salud y la de sus consanguíneos más cercanos, al mismo tiempo que el solicitante al abandono del recinto, autoriza las obras subterráneas.

     A la vista de un panorama inquietante, entre los cerros de fajos de billetes gringos, las metralletas y pistolas automáticas de oro, las mansiones-cuarteles (más los tigres y leones que adornan los jardines) el encargado de las custodias fue perdiendo su encomiable conexión con el deber y paulatinamente fue adentrándose en las diarreas y las convulsiones nerviosas, para posteriormente terminar extraviando -involuntariamente- su olfato por los intentos de fugas, la visión periférica o la cachativa necesaria para no confundir el wc del recinto privado del "Chapo" con un hoyo de 1.5 mts x 1.5 mts y (¡vaya coincidencia!) de 1.5 kilómetros de profundidad horizontal.

     Cuando nuestro inefable aspirante al sillón presidencial del imperialismo estadounidense, Donald Trump, se enteró de esta abrupta salida vía túnel de Guzmán, inmediatamente volvió a arremeter con sus frases anti mexicanas y anti inmigrantes, muy propias de quien se publicita con cualquier cosa y no mide las consecuencias de sus dichos cargados de un nacionalismo marketero y populista, el que le sirve y le alcanza para hacer campaña con salivazos y hedores, y para impresionar a las barras bravas del pro-americanismo racista, a los esbirros del ku-klux-klan o a los psicópatas calvos de la esvástica que se desenvuelven impúdicamente en gringolandia.

     Mientras el show policial de los "enanos verdes" exhibe sus pantomimas de cacerías sin trofeos ni presa, los paladines de la justicia al otro lado de sus fronteras le formatean el software a ciertas autoridades del país vecino, para que Guzmán -una vez recapturado- se haga cliente permanente de una cárcel USA. Algo que está por verse, porque al "Chapo" no le fluye el english, y además, sabe muy bien que los favores en Disneylandia cuestan muchísimo más dinero que coimear a una docena de peces gordos mejicanos, hacerse de un jet privado con destino a Brasil y (al igual que algunos chicos dorados de Hollywood se mejoran las prestancias) metamorfosearse en el mismo multimillonario de 1.55 mts. que aparece destacado en la revista Forbes, pero con la cara de otro 'mero' cualquiera, y que sirva para volverlo invisible.





No hay comentarios: